VIVIR EL PRESENTE

Con el inicio de curso se celebran las consabidas reuniones con los tutores y tutoras de tus respectivos hijos.

Cuando llega la pregunta sobre los deberes, yo siempre me tenso, pero hoy no sólo me he tensado sino que me he quedado perpleja, ha dicho una maestra, que los niños de 3º de primaria los fines de semana realizarán otro tipo de deberes.

He pensado, bueno,  se referirá a  alguna tarea que implique un aprendizaje más significativo, no ciñéndose a completar los ejercicios de un libro o a escribir enunciados de problemas en un cuaderno para posteriormente resolverlos.

Creía, ya  que  es fin de semana y pasan más tiempo en familia, que a lo mejor les mandarían hacer un pastel si están estudiando las medidas, u observar algún tipo de ave o de plantas, ayudar con las cuentas en la compra, etc., etc.

Pues cual ha sido mi sorpresa cuando ha dicho que las tareas para el fin de semana serían una redacción.

¡Una redacción!

¿No será mejor que hagan esa redacción el lunes contando algo del fin de semana? Junto con un dibujo libre al poder ser.

La cosa no ha acabado aquí, sino que ha empeorado, además de la redacción  lo que les mandarán sobre todo los fines de semana es estudiar!!, ahí ya no me he podido contener y he tenido que intervenir, diciendo: “tienen 8 años, creo que los fines de semana están para descansar y poder vivir otras experiencias más allá de los libros de texto….”, a lo que me ha respondido la maestra: “es que tercero es un curso muy difícil y tienen mucho que estudiar”. En seguida he buscado con la mirada la opinión de la tutora de mi hijo, a la que adoro y afortunadamente ha intervenido diciendo que no cree que los niños tengan que estudiar los fines de semana.

Es algo muy extendido y está tan normalizado: los niños tienen que hacer deberes,  que hasta ya se ha convertido  en un axioma. Muchos padres opinan así, muchos docentes opinan así, (no todos) y otros docentes no opinan así pero te dicen que mandan deberes a petición de las familias.

¿Qué estamos haciendo? Los profesores se ampararan en la ley de educación, “es que con la LOMCE  el nivel de exigencia es mayor y no da tiempo”, dicen algunos.

 Maestros, maestras tienen ustedes el presente de nuestros hijos e hijas en sus manos,  organizan su tiempo de 9:00 a 16:00 o 17:00 y luego el tiempo de las tareas en casa. Sean conscientes de ello. Les preparan para el futuro, pero no se  olviden de su presente por favor, que es igual o más importante.

 Que puedan disponer de  tiempo libre, tiempo de descanso, de ocio, de aburrimiento, de disfrutar con su familia, al igual que lo tienen y lo buscan ustedes.  Respetemos su tiempo.

Eva Freire.

About Engloba

Comments

  1. Carolina

    Totalmente de acuerdo Eva, hay muchas formas de transmitir conocimientos y las que realmente son eficaces son las más significativas y no creo que estar delante de un libro de texto lo sea mucho.

  2. Blanca

    Debate abierto y necesario. ….no consta en ningún sitio que los deberes lleven a unos mejores resultados académicos y si parece razonable que pueden jugar un papel importante en su desmotivación, por no hablar, como dices tú, Eva, de la infancia que roban a nuestros niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *